PSICOLOGÍA CUÁNTICA

Janine Rodiles, presenta una serie de psicoterapias, talleres, libros, videos y programas de retiro y sanación. La Psicología Cuántica es una nueva corriente terapéutica que reconoce la existencia de campos cuánticicos, a través de los cuáles la información mental y la historia familiar transgeneracional viaja y se expresa energéticamente en el cuerpo, en las palabras y en los sueños. La sanación viene del reconocimiento de las necesidades intrínsecas de estos campos.

Archivar en la categoría “Biblia”

Creación vs. desesperación

“¿Cómo el mal entró y opera en la Creación?”

La Creación de Adám (el alma humana)

Albert Camus dijo que el único problema filosófico real que debíamos resolver era si la vida valía la pena vivirla o no. Si la respuesta es no entones el suicidio debía ser la opción válida.

Muchos se preguntan ¿por qué si Dios cuando creó la Creación dijo que era buena y se complació con ella,  y luego desde el principio de los tiempos el mal se empodera, al grado que hoy en día la destrucción es inmensa?

Iblis o Satán,  se negó a postrarse ante el alma humana (Corán), cuando Dios se lo pidió; discutió (racionalizó) con Dios y dijo: soy superior a él (Adám) porque me creaste de fuego.  Se sabe que Satán era un ángel y cayó debido a su envidia contra Adám.

Envidia, deseo de venganza y compulsión racional son las fuerzas que anidan en la malevolencia.

Al crear al prototipo del alma humana  (Adám), Dios le advierte de no probar el árbol prohibido que tiene el fruto del bien y del mal.  

Satán con el veneno de su lengua los insta a desobedecer a Dios.  

Aquí se comprende que Dios otorgó al alma humana el libre albedrio para obedecer o desobedecer, y al comerlo Dios ofrece a la humanidad (representada por Adám) la posibilidad de la conciencia, desplegada en un campo que requiere intrínsecamente una epísteme dual: vida/muerte; gozo/sufrimiento, bien/mal, inocencia/culpa creación/destrucción.

Campos de concentración

La estructura de la realidad que Dios ofrece a la conciencia despertada, (es decir con la capacidad de reconocerse a sí misma) es el comienzo de la co-creación, en donde la humanidad tiene  el permiso divino de actuar en el campo planetario (y quizá cósmico). 

No obstante, también Satán pide el permiso de participar, justamente para desviar al ser humano del camino del bien. Y Dios le concede este permiso.  El infierno o estado de sufrimiento, es esta separación del alma con Dios, a mayor distancia de Dios (como Fuente Suprema de Existencia) más sufrimiento infernal se experimenta.

Cuando juzgamos la estructura de la realidad (como lo hizo Caín), y discutimos en desacuerdo sobre el orden divino, el mal comienza a incrustarse en nosotros y se puede concretar si nos oponemos a Dios concluyendo que Él y su Creación son imperfectas. Jordan Peterson dice que la malevolencia es ésta: querer destruir el orden divino, por eso la Torre de Babel significaba que el ser humano imponía su propia definición de trascendencia (alcanzar el cielo por sus propios medios) y también dice, Peterson, que es la razón por la cual Nietzche soltó la irreverente frase: “Dios ha muerto”. “Este filosófo recogió un sentir generalizado de que los valores religiosos morían de manera que el ser humano tendría que crear un nuevo marco de referencia para explicar la realidad (la ciencia); al renunciar a Dios y el enfoque creacionista, el ser humano debía construir sus propios valores y mapas para habitar en el mundo; esto es: otra caída más; más infierno”

Tomar  revancha contra Dios y su Orden, es la maldad suprema que desemboca en volvernos dañinos contra otros (plantas, animales, seres humanos). Las enseñanzas biblicas no son historias del pasado sino paradigmas epistemológicos que se repiten y se renuevan en cada generación; en la nuestra la caída está siendo abismal, sin parangón en la historia del alma humana viviendo en el tiempo y en el espacio.

Gollum en El Señor de los Anillos

Por eso Bert Hellinguer el padre de las constelaciones familiares insistía: Reconocer lo que Es.  y ¿qué es?: la Estructura de la Realidad, es Dios mismo manifiesto ofreciendo un campo de acción y conocimiento para el alma.  La conciencia humana puede tomar muchos caminos, como de hecho podemos ver constantemente: el presidente de Brasil quemando la selva amazónica, y por otro lado niños sembrando millones de árboles, incluso ahora (conmovedor) millonarios actuando con amor a la Creación donan dinero para limpiar el océano, ponen clínicas gratuitas, invierten dinero en zonas protegidas; mientras unos bombardean, otros cuidan, la gran mayoría solo discute, racionaliza, pero no hace nada, busca solo sobrevivir.

Algunos judíos explican la construcción del Estado de Israel, justamente como una venganza contra Dios (y su creación) por lo acontecido en los campos de concentración de Auschwitz: “no estuvieron de acuerdo y dijeron somos el pueblo de la tierra prometida y no vamos a esperar más vamos a tomarla”.  Para algunos creyente le discuten a Dios sobre sus promesas, sin importar cuánto el ser humano desobedece, para empezar los 10 mandamientos (no matarás, por ej.), La usura por ejemplo está prohibida, y se ejerce abiertamente en el mundo.

Ejército de Israel ataca a niños

Sin pensar en los judíos podemos mirar cuántas veces uno le discute a Dios la estructura de su realidad, no digamos en el planeta pero en nuestras propias vidas: estamos inconformes con ser hombres mujeres, con los padres que nos dieron, con el país que nos tocó, con el color de piel, o la situación económica; muchos incluso están inconformes con la vida misma, y se oponen a la existencia, es decir, Dios no debió de haber creado a la Creación ni traernos a la existencia- Se oponen al ser mismo.  Cuando la ingratitud infecta a la mente el laberinto es tortuoso.

Lo primero que debemos es poner orden en nuestra mente: primero reconocer a Dios como Creador y a nosotros como criaturas (es una jerarquía, una Ley) si puedes reconocer esta estructura de la Realidad, lo siguiente es que no puedes pensar que Dios va a hacer lo que tú quieras (por muy avanzados que sean tus conceptos), la tiranía de la mente es llevar a un lugar de Verdad Absoluta tus propias ideas y cosmovisiones.

El tercer principio es que confíes en que así como es tu realidad, tienes la capacidad de hacerle frente y ser victorioso, si te esfuerzas y te comprometes con los principios revelados del Bien (están por todos lados en todas las Tradiciones Sagradas, elige el que mejor te parezca).

Como cuarto principio tienes que incluir en esta Estructura de la Realidad divina, el Más Allá, sino te estás perdiendo en ilusiones fenomenológicas y juicios reduccionistas a lo material; recuerda mientras el cuerpo muere el alma continua su viaje, y es posible que muchas víctimas actuales que están dejando este plano existencial por millones, están siendo iluminadas y llevadas de forma vertiginosa en reinos superiores.

Quinto; no puedes hacerte cargo de todo, otra vez tomas el lugar de Dios, si crees que puedes comprender todo y que puedes solucionarlo, te pierdes en discursos y laberintos racionales.  Actúa ahora en la medida de tu capacidad, conviértete en lo que quisieras que el mundo se vuelva: justicia, perdón, reconciliación, amor, cuidado, etc..  Un error es deprimirse y caer en la desesperanza, mira a las personas que están actuando, y aprende de ellas.

Bert Hellinguer dijo que cuando el mal se expande, no es momento de actuar en lo grande sino en lo pequeño: desarrolla círculos pequeños de crecimiento y amor, apoya a las organizaciones altruistas, haz caridad constante, apoya a alguien.

Todos podemos regresar al estado de bienestar y bondad que se llama Paraíso. Esta implica un esfuerzo para erradicar de ti misma tus pensamientos, acciones o palabras malévolas y de ahí regresar a la conciencia no dualista. 

Quienes se niegan a esto, son los que han sido desviados, y tendrán que responder a sus acciones.

Desnudez y encubrimiento, Visibilidad e invisibilidad en Oriente y Occidente

Por Janine Rodiles

Dos narrativas culturales han polarizado las proyecciones sobre el cuerpo femenino en Oriente y Occidente, desde la radical exhibición al radical ocultamiento.

Como construcción social, el físico de la mujer se pone en escena en contextos contrapuestos: Occidente y su compulsión por mercantilizarlo, donde la belleza más que visible es exhibida, tornándose en símbolo de status, juventud y poder, mientras que Oriente más que ocultar el cuerpo de la mujer se le entierra, simbolizando sometimiento y muerte. Leer más…

Tiempo ficción. La farsa del 1 de enero

Por Janine Rodiles

“El tiempo es la imagen de la eternidad en movimiento.”
-Platón (427-347 a.C.)

LUZ Y TIEMPOEl tiempo pagano

Así como el racionalismo constituye la colonización de la mente sabia, arraigada a los atributos divinos en las ideas pre-existentes de la Creación  así, el calendario que seguimos actualmente es un montaje que nos ha quitado el derecho a la conciencia de quiénes somos, a dónde vamos, dónde estamos y qué tiempo vivimos. El racionalismo aborta el gran misterio divino y dice: pienso y luego existo, es decir la mente limitada, lógica, tiene prioridad sobre la realidad Trascendente, así el calendario es una negación del tiempo sagrado, de las estaciones que la naturaleza sigue y de la herencia psíquica que la humanidad tiene para recordar a Su Creador. Leer más…

“Yo ya no estoy en este mundo” Bert Hellinger

Por Janine Rodiles Hernández
hellinger-arribando

Un adiós fenomenológico y un “me quedo” eterno legó Bert Hellinger en tierra Maya, a una apasionada audiencia de mil personas:  consteladores y constelados, pedagogos y psicólogos, en su 19 visita a México, quizá la última.

Leer más…

La paciencia de Job

El espíritu que no vista el ropaje del amor, Nunca debió haber sido

Su existencia no es más que una vergüenza

Embriágate de Amor

Porque solo el amor existe

¿dónde más hallarás verdadera intimidad

sino en el dar y tomar amor?

Si te preguntan ¿qué es Amor?

Dí: El sacrificio de la voluntad propia

Mevlana Jalal Od-din Rumi (1207-1273)

 

Por interés insano, la mentalidad convencional, los hombres del poder y los medios de comunicación, nos han convencido de que el mal es tan poderoso como el bien. El mundo está plagado por una mar de películas de ciencia ficción, programas de televisión, discursos de gobierno y publicidad en donde el mal adquiere dimensiones portentosas e invencibles, sea bajo la forma de una plaga, de una bomba, de un animal, de una persona, de una raza, o de una idea. Ese discurso social tan internalizado en nuestra psicología individual proviene del imperativo bélico que dominó el siglo XX, centuria que transcurrió bajo la sombra de la hecatombe nuclear.

guerras 1La guerra fría desarrolló todo un complejo ideológico en relación al enemigo. Exagerar el poder del contrincante, convencer a todos de su altísima peligrosidad y de la necesidad de exterminarlo fue la dinámica del diálogo internacional. Las invasiones y bombardeos militares básicamente se apoyaron en esa idea tan compartida por todos.

Lo lamentable es que ese discurso del poder lo hemos internalizado porque en nuestras vidas cotidianas hacemos la guerra, invadimos, aplicamos la ley del hielo y construimos enemigos invencibles: personas que siempre serán peligrosas y por lo tanto buscamos exterminarlas, hablando mal de ellas, o buscando perjudicarlas con nuestras conductas hostiles y en cada oportunidad contribuimos a que se les perciba como individuos reprobables. Sí: les ponemos el pie, los dañamos aunque sea con actos nimios, nos justificamos, al final de cuentas ¿no se lo merecen?. Son malos. El mundo ha triunfado en nosotros y nos olvidamos lo que realmente somos: seres espirituales.

Nos condenamos a vivir en una guerra permanente, con el vecino, el compañero de trabajo, con el que se atravesó la esquina cuando yo tenía el siga, con el esposo, el padre, el jefe, el policía, la hermana a la cual “nunca voy a perdonarle que…” con ese tipo que hace 20 años se le ocurrió gritarme cuando yo…!

PERSONAS INCENDIADAS            La falacia más grande de ese discurso bélico ha sido hacernos creer que el mal es tan poderoso como el bien, es decir, que el demonio es tan o más poderoso que Dios. El éxito de esa ideología ha sido, justamente, alejarnos de Dios. Por si fuera poco, nos ha hecho creer que Satanás actúa de manera autónoma y que regularmente triunfa; como quien dice, que del mal ni Dios nos puede proteger. Y gracias a esa mentira los hombres del poder han podido gobernarnos con lujo de crueldad y abuso, convenciéndonos que somos indefensos y que debemos asumir las leyes del mundo -del mal-. y obedecerlas si queremos sobrevivir.

locuraDebemos tomar partido, delinear quién es nuestro enemigo (el PRI, los yucatecos, los soldados, los indígenas, los mendigos, los vendedores ambulantes, o la coca cola sin hielos) y dedicarnos ha combatir a ese enemigo; entonces nuestra mente se establece en un sistema de combate y defensa. Y nuevamente el mundo ha triunfado en nosotros porque nos ha reducido a seres bestiales, operando desde nuestro cerebro reptilesco.

Pero podemos preguntarnos ahora mismo ¿qué es realmente el mal?. ¿Quién es Satanás, lucifer o el diablo?. En Génesis de la Biblia aparece como la serpiente que instiga a Eva a comer del fruto prohibido –el fruto del conocimiento del bien y el mal–. Una segunda ocasión lo encontramos en la historia de Job, como una de las criaturas de Dios, que integran su corte celestial, es decir como un ángel. Y vale la pena citar este párrafo de la escritura sagrada:

Dios preguntó a Satán:

— ¿De dónde vienes?

— De recorrer la tierra y pasearme por ella.

Y dijo Yahvé a Satán,

— ¿No te has fijado en mi siervo Job?, no hay nadie como él en la tierra, es un hombre cabal, recto, que teme a Dios y se aparta del mal-

Satán le respondió ¿cómo no va a ser buen siervo? !si lo tiene todo!. –¿No has levantado Tú una valla en torno a él, su casa y todas sus posesiones? …Pero extiende Tu mano y toca todos sus bienes, verás si no te maldice a la cara!.

Y dijo Yahvé a Satán:

–Ahí tienes todos sus bienes en tus manos. Cuida sólo de no poner tu mano en él.

Y así fue como Job lo perdió todo, absolutamente todo, incluyendo su salud física. Pero jamás perdió su fe y lealtad a Dios.

Job, el Profeta

Job, el Profeta

El adversario, el acusador, el que niega la buena voluntad del hombre, ese es Satán. Una criatura que actúa siempre con el permiso de Dios para poner a prueba a la humanidad.

Las escrituras sagradas –la Biblia, la Torá y el Corán– nos muestran al diablo como un principio de negatividad que está al servicio de Dios, es decir, que contribuye a la enseñanza espiritual de las almas, poniendo a prueba su fe y su amor en el Señor de todos los mundos, La Fuente Última de la existencia. Lo que significa que Satán no tiene un poder real, es solamente una entidad, creada de fuego, que de ehco también le teme a Dios.

Así que cuando nos llegan las calamidades, cuando percibimos que fuimos tratados injustamente, cuando nos han traicionado, cuando hemos sido abusados, podemos refugiarnos en Dios y preguntar ¿para qué?. No pensemos, el mal ha llegado a nosotros y nos va a derrotar, algo terrible nos va a ocurrir y no tenemos defensa. Nuestra negativa al diálogo parte de ese supuesto, el de que hay un enemigo con el cual no se debe negociar, pero si apartamos esas construcciones mentales e intentamos el entendimiento de los corazones, nos daremos cuenta que aquello que veíamos tan peligroso se desvanece con la luz de la disposición al Amor. Por eso se dice que una lágrima de un santo puede apagar el fuego del infierno. Caminar hacia el amor es una forma de no entrar en contacto con la negatividad, cuando la percibimos, como voces instigadoras contra nosotros mismos o contra nuestros hermanos, es mejor tomar refugio en Dios, nutrirnos con oración y esperar. Podemos tomar estas intrusiones como un entrenamiento para nuestra alma, y hacer lo que Job hizo: cultivar la paciencia, convencidos que Dios ama al ser humano. Entonces renunciamos al mundo y su aspecto fenomenológico, ( sea aparente) buscando penetrar nuestra experiencia con los ojos del corazón, de la ternura, de la confianza en el amor y en el perdón. Al hacerlo evocamos los atributos divinos que están en nosotros, y nos vamos transformando como leños secos, en luz. Porque no nos aferramos a nuestros juicios limitados, ni dejamos que el mal siembre el odio y la confusión en nuestros corazones, ni encumbramos enemigos, ni queremos que el dictamen de la realidad nos favorezca. No pensamos nunca que tenemos la razón, porque estamos conscientes de que hemos sido traídos al plano de la existencia física ha aprender la ruta espiritual de regreso a Dios.

GIRANDO EN AMOR            Uno de los síntomas de debilidad de la fe es cuando se nos presenta la adversidad, creemos que Dios nos ha abandonado, y entonces nos volcamos a la batalla con el pensamiento convencional de defensa y ataque, con un sentido de sobrevivencia. No obstante, la fe se muestra, como lo hizo Job y todos los Profetas, que Dios esté complacido con todos ellos, en los momentos difíciles cuando recibimos hostilidad del exterior o cuando nuestras condiciones de salud, trabajo, dinero o amor, cambian. No pienses nunca mal de tu Señor, el Más Alto el Señor de Todos los mundos. Siempre confía en ÉL.

Mevlana Yelaludin Rumi, el místico del Islam escribió en el Fihi-ma-Fihi, ¿Cuál es el mejor de los siervos? y dice Mevlana que La Fuente Suprema responde: “Aquel que tiene mejor opinión de Mí. Yo estoy ahí dónde se encuentran los pensamiento s de mi servidor. Cada criatura tiene una imagen de Mí y es allí donde Yo me encuentro. Purificad o Mis criaturas vuestra imaginación, que es MI Morada y MI Residencia”[1]

[1] Rumi, Djal-od-Din. Fihi-ma-fihi. Ediciones Peregrino. Argentina 1981

La Verdad Por Janine Rodiles

Dejad que la Verdad se Yerga por sí sola. Sagrado Corán

eucaristía1

Es muy popular el cuento de las dos mujeres que disputaban la maternidad de un niño y como no había arreglo entre ellas la situación amenazaba con ponerse violenta, así que el pueblo decidió que un sabio determinara con cuál de las dos mujeres debía quedarse la criatura.

El sabio dijo: dado que las dos reclaman ser las madres, y ambas aseguran decir la Verdad, entonces partan al niño en dos y entregadlo en mitades iguales.

La madre natural se opuso y dijo ¡No!, que no toquen a mi hijo, prefiero perderlo!. El sabio dijo: Mujer llévate a tu hijo, que en Verdad le amas como tal.

Nuestra mentalidad occidental, sin embargo, está acostumbrada a ver la verdad como un hecho observable, verificable y reglamentable, desde el cual se establecen juicios y normas que todos deben seguir de manera mecánica y absoluta. No considera que la Verdad sea un reflejo de la sabiduría. En el cuento el maestro no juzgó a las mujeres, no escudriñó su pasado, simplemente las expuso a la luz de la Verdad.

Desde el punto de vista espiritual La Verdad, Lo Verdadero es un atributo de Dios, una cualidad que emana de la Luz esencial, la Verdad es algo que el alma reconoce. Leer más…

El Viaje a la Extinción. Por Janine Rodiles

No nos importa reconstruir este mundo o el próximo Los que están arruinados y tambalean nos conocerán  ¡Oh Niyazi!. No somos más que una gota que cayó en el océano. ¿qué  conocimiento puede tener una gota?  Solo el océano nos conoce.   Los amantes de la bellaza de Su Eterno Rostro nos conocerán Del libro La develación del Amor Sheik Muzafer Ozak Al Yerraji SHEIKH MUZAFER EN HAJ ¿Te has preguntado para qué tener una vida espiritual?. Si tu conciencia está establecida en el pensamiento pragmático, que basa el concepto de bienestar en el alcance de provechos individuales, es difícil que vislumbres la utilidad de una práctica religiosa, más allá de un recurso desestresante, que te ofrece la posibilidad de sobrellevar el drama del mundo y sus demandas, o quizá como un símbolo de status que te ayuda a aparecer ante tu círculo de amistades, como gente buena, de respeto, o extravagante, si es que llevas una religión no aculturada en tu país de residencia. Leer más…

El Perdón divino II. Por Janine Rodiles

¿Qué tengo yo que mi amistad procuras? ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío?. Que a mi puerta cubierto de rocío, pasas la noche del invierno a oscuras !Oh cuanto fueron mis entrañas duras, pues no te abrí!  !Qué extraño desvarío si de mi ingratitud el hielo frío secó las llagas de tus plantas puras! Cuántas veces el ángel me decía: !Alma, asómate ahora a la ventana verás con cuánto amor llamar porfía! !Y cuánta hermosura soberana: “Mañana le abriremos”, respondía para lo mismo responder mañana! Lope de Vega

LOPE DE VEGAJuan Milton (1608-1674), el poeta inglés representante de la épica cristiana describe a satán en El Paraíso Perdido, (un poema de doce cantos), como aquel que se niega a recibir el perdón de Dios. En los monólogos de Satán, una y otra vez Dios extiende, crea y recrea nuevas formas de perdón hasta el lugar de los barrancos, donde los ángeles caídos lloran, pero las múltiples manifestaciones de la misericordia divina son rechazadas una y otra vez por la criatura rebelde: Satán.

En la mentalidad convencional el perdón es inadmisible. La idea generalizada que tenemos cuando recibimos una ofensa es aplicar la ley de “Ojo por ojo, diente por diente”. Aunque según el Talmud, uno de los libros esotéricos de la Torá, ésta enseñanza se refiere a que en la medida en que agravié a mi hermano en la misma medida debo buscar restaurarlo, y no significa justificar la venganza como popularmente se ha interpretado esa frase.

arrogancia Leer más…

El Perdón Divino I . Por Janine Rodiles

¡Ven! Ven, ven, ven, una y otra vez no importa quién seas un incrédulo o un devoto apasionado ¡Ven! Nuestro convento no es la desesperación Aún si has roto tus votos cientos de veces ¡Ven, ven, ven! Una y otra vez.  Mevlana Jalal-Odin Rumi

MEVLANA.5

¿Cómo experimentamos el perdón de Dios?. Es una pregunta de un guía espiritual a sus estudiantes en la Noche del Perdón Divino una noche mística de la tradición Islámica, que abre el camino al Glorioso mes del ayuno, el mes del Sagrado Ramadán. Leer más…

“Yo Soy el que Soy”. Por Janine Rodiles

Hazme entrar Oh Señor En las profundidades del Océano de tu unidad infinita Muhyi-l- Din Ibn Al Arabi

IBN AL ARABICuando Dios se le apareció a Moisés bajo la manifestación de la zarza ardiente y le dijo que fuera a liberar al pueblo de Israel del yugo del Faraón egipcio, Moisés inmediatamente respondió ¿quién soy yo para ir con el Faraón y sacar de Egipto a los israelitas?”.

Moisés era un pobre pastor de la tribu de Leví, un hombre iletrado y torpe de hablar. Pero era un profeta, el pilar de la Ley Sagrada y guardián de los mandamientos divinos para toda la humanidad más allá de la historia.

Al igual que Moisés, Abraham, Jesús y el profeta Mujámmad, fueron hombres sencillos, de extracción humilde. Su condición profética no radicaba en ninguna superioridad intelectual o física, como tampoco en una posición relevante en la esfera política o económica. Por el contrario, la pobreza, la ausencia de educación formal y el alejamiento del mundo convencional son constantes evidentes en sus vidas; ellos aceptaron cargas de sufrimiento por el bienestar y la salvación de toda la humanidad y para ello practicaron la renuncia a todo lo fenomenológico: a las formas y a los conceptos transitorios. Leer más…

Navegador de artículos