PSICOLOGÍA CUÁNTICA

Janine Rodiles, presenta una serie de psicoterapias, talleres, libros, videos y programas de retiro y sanación. La Psicología Cuántica es una nueva corriente terapéutica que reconoce la existencia de campos cuánticicos, a través de los cuáles la información mental y la historia familiar transgeneracional viaja y se expresa energéticamente en el cuerpo, en las palabras y en los sueños. La sanación viene del reconocimiento de las necesidades intrínsecas de estos campos.

Archivar en la categoría “Literatura”

2016, el tiempo

Este planeta está en la cúspide de la posibilidad espiritual,

Porque es aquí donde se han manifestado los profetas.

Sheij Nur Al Anwar Al Yerraji.

     En su último artículo del siglo XX el escritor uruguayo, Eduardo Galeano habló del derecho al delirio: “Ya esta naciendo el nuevo milenio. No debe tomarse el asunto demasiado en serio: al fin y al cabo, el año 2001 de los cristianos es el año 1379 de los musulmanes, el 5114 de los mayas y el 5762 de los judíos”.

el-tiempo-es-arte-2

 

Leer más…

Pecado Original o camino de retorno. Por Janine Rodiles

La revelación alegrará tu corazón, si lo mereces; pero si no la mereces será para ti un tormento.   Yoma, 72. Talmud

Un verso bíblico dice que ni siquiera una pequeña hoja de un árbol se mueve sin el permiso de Dios.

Es una afirmación en la que coinciden las escrituras sagradas de otras tradiciones como la judaica (la Torá) y el Islam (el Corán); es decir que la creación entera desde el momento de su manifestación y la forma como el ser humano la percibe, no es más que un reflejo de la Voluntad Divina.

También las escrituras sagradas coinciden en que esa Voluntad única y universal está basada en el principio del amor.

Dando esto por sentado ¿cómo comprender la desobediencia de Adán y Eva como primer acto de la humanidad frente a su Creador?, ¿Cómo asimilar que este acto de rebeldía fuera el acta de nacimiento del mundo fenomenológico y el inicio de la separación del alma humana de su fuente original, de Dios?.

The_Expulsion_Benjamin_West_rszd Leer más…

ÉXODO. Por Janine Rodiles

Dijo Dios a Moisés: ¿Por qué sigues clamando a mí?.  Alza tu cayado, extiende tu mano sobre el mar y divídelo. Biblia de Jerusalén

 

En nuestras vidas cotidianas enfrentamos situaciones en las que es necesario cruzar las grandes aguas, símbolo que la sabiduría china ofrece para expresar los cambios cualitativos de la conciencia hacia niveles más profundos de crecimiento espiritual, de realización del Ser.

Básicamente se trata de renunciar a nuestros apegos en los que se enraíza nuestra visión egocéntrica del mundo y buscar nuestra esencia trascendental y eterna. Se trata de cruzar el río de la muerte a todo lo temporal y renacer con la certeza de que existimos en la Unicidad de Dios.

exodo 2 Leer más…

RASHID. Por Janine Rodiles

No me interesa saber qué planetas están alineados con tu signo zodiacal, lo que quiero saber es si estás dispuesta a decepcionar a otro con tal de serte fiel a ti misma; si puedes aguantar que te acusen de traición y notraicionar a tu propia alma.

Orian Mountain Dreamer, Native American Elder

Ángela hizo una reverencia con las manos cruzadas sobre el pecho y entró al oratorio caminando suavemente hasta el Maestro. Se hincó y besó sus manos. Que la paz de Dios esté contigo, dijo y espero callada las palabras de Rashid. Él acaricio amorosamente su cabello. Lloraba, pero Ángela no podía verlo porque estaba cabizbaja: mi querida Ángela, dijo por fin- hoy te quiero contar un cuento: Había un hombre viejo en un pueblo que vivía en la soledad desde mucho tiempo atrás; había pasado la vida estudiando libros sagrados porque anhelaba conocer a Dios. Pero el estudio, si bien le había regalado momentos de gran regocijo no había saciado su sed de iluminación y de elevación espiritual. Un día subido en la escalera para tomar un libro de su extensa y altísima biblioteca, se tambaleó y estuvo a punto de caer, él se salvó, pero una pila de libros se desplomó hasta el suelo provocando un ruido espantoso. El viejo vio la escena con horror y lloró amargamente, porque se dio cuenta que había equivocado el camino. Al día siguiente ya había vendido todo lo que tenía y comenzó a caminar en busca de Dios. Subió y bajo cerros y montañas, cruzó el desierto y muchos ríos con la única esperanza de confirmar aquello que tanto había leído: la existencia de Dios y su amor por la humanidad.   Un día llegó a la cima de un peñasco y decidió pasar la noche en ese lugar porque le parecía que las estrellas y la luna estaban tan cerca que casi podía tocarlas. En busca de algunos palos para encender el fuego resbaló cayendo al precipicio que se lo hubiera tragado si él no se agarra intrépidamente de las ramas de un arbusto. Miró hacia abajo dándose cuenta de lo vulnerable de su posición, porque sabía que su fuerza no lo sostendría por mucho tiempo; entonces, clamó por la ayuda divina y gritó: Dios, si existes ¡sálvame! La bóveda celeste fue surcada por un rayo de tal intensidad que por un segundo el día se hizo. Y una voz pre-eterna dijo tiernamente: Sólo tienes que soltarte. El viejo había escuchado con total claridad y no le cupo la menor duda de la procedencia del mensaje, apretó más fuerte sus manos contra las ramas secas y miró hacia abajo, hacia la profundidad inimaginable del abismo y respondió ¡Estás loco!…. ARBESPEJ Leer más…

Barranca para amantes. Por Janine Rodiles

                                  No me interesa saber dónde, qué o con quién has estudiado

Lo que quiero saber es si te meterías

al centro del fuego conmigo

y no te replegarías

Había que descender por una barranca de piedras que se desbordaba cuesta abajo sin que se pudiera atisbar el final del enorme precipicio. Ya no tenían fuerzas para seguir porque desfallecían de sed y hambre; las rodillas les ardían. No podían con el peso de las maletas en la espalda. Se detuvieron cuando el oxígeno comenzó a faltarles.

Oscar pensaba que todo esto era una locura. Pero la amaba. Ella se desplomó sobre una de las piedras sin atreverse a decir que también se arrepentía de haberle pedido que hicieran el viaje. Pero retroceder hubiera sido peor, así que luego de una hora de reposo se levantó y le dijo: debemos seguir antes que oscurezca. Retomaron el paso torpemente pisando con brusquedad las rocas movedizas que los hacían resbalar y a veces caer. El sol se ocultaba cuando finalmente tocaron la planicie viendo a lo lejos un pequeño poblado con casitas de adobe de lodo y techos de palma.

El indígena los miró y se echo a correr

— Niuwueme– dijo, ya llegaron

— Lo sé, respondió el indio que tenía su nariz surcada por una cicatriz, la piel tatuada de arrugas y unos ojos negros de mirada tan profunda que le permitían reconocer a los espíritus de la noche. Estaba inquieto. Pausadamente hizo una pila de leños para preparar el fuego y cuando estuvo encendido se puso a mirarlo fijamente por largo tiempo, hasta que por fin, cuando las llamas parecieron seguras sobre la madera, comenzó a hablar: Tatewari, abuelo, vienen tiempos difíciles para nosotros que hemos sido un pueblo con palabra, porque no hemos faltado a nuestro pacto que viene desde nuestros antepasados. Tú ya sabes lo que hemos padecido y nos trajiste hasta este punto para que las barrancas nos protegieran de los Tewaris. Mi familia y mi pueblo ha alimentado a las virtudes como nos dijiste. No tenemos deuda contigo ¿o sí? !dime Tatewari! ¿qué te debemos? ¿quién de mi pueblo ha roto el equilibrio?, dímelo y le obligaré a ofrendarte hasta que lo recobre: Espíritu de los tiempos !aléjanos del mal!.   Entonces, un viento intempestivo golpeó las llamas que tomaron una altura mayor haciéndose plateadas, en el fondo de Tatewari, el indio vio los ojos del tigre y se sobresaltó.

huichol peyote Leer más…

CONSTELACIONES PERENNES

Por Janine Rodiles

Para Rashida, por la amistad de entonces

 No me interesa saber cuántos años tienes

Lo que yo quiero saber es si puedes estar sola,

contigo misma

y si realmente disfrutas de tu compañía

en los momentos de vacío

          Parecían doncellas. Sus largos vestidos de seda bordados de encajes ajustaban deliciosamente sus esbeltos cuerpos de mozuelas, la sonrisa les brillaba y sus ojos lucían como alegres estrellas.

–¡Luna! Se ve preciosa

–¿Cree que le guste?

–A menos que esté ciego no podrá darse cuenta de sus encantos

–¡Qué emoción! No puedo creer que finalmente haya llegado el día, y pensar que hace dos meses fuimos a comprar la tela para los vestidos

mujer bella natural

— Bueno, bueno vámonos que el baile está por iniciar

— Podemos darnos a desear un poquito ¿no?

— Eso déjelo para mi abuelita, ¡vámonos Luna! me muero por ver su cara cuando la vean cruzar por los arcos del salón

Salieron de la habitación y bajaron por la escalera de caracol hasta el comedor donde el padre se disponía a cenar, sin verlo a los ojos le besaron la mano.

— Querido Padre ya nos vamos, con tu venia

Él no dijo nada y tampoco las miró de frente, aunque pudo apreciar la belleza de sus hijas y la exquisitez de sus vestidos y perfumes. Por dentro se preguntó ¿para qué tanto arreglo? La madre las llamó con gestos de apuro desde el resquicio de la puerta. En esos momentos Jovita salió con una vianda de agua para que el señor se lavara las manos, pero iba tan nerviosa que tropezó mojando a su patrón.

–¡India estúpida!, le he dicho que no vengas como una mula sin mirar el camino- ¡largo de aquí!, gritó, secándose el pantalón. Estaban por cruzar la puerta cuando el padre preguntó: Leer más…

LAS HERMANAS

Por Janine Rodiles

No me interesa si la historia que me estás diciendo es verdadera

Lo que quiero saber es si puedes abrazar el regocijo, el mío o el tuyo;

si puedes danzar en la más absoluta locura

y dejar que el éxtasis te llene hasta la punta de los dedos

sin ser cauta, o realista

o recordar las limitaciones de los seres humanos

Un Nativo Americano

Supo de los resultados del análisis poco antes de llegar al aeropuerto. Mientras el avión despegaba comenzó a llorar preguntándose: ¿por qué ahora? ¿qué voy a hacer?. Se lavó los ojos porque temía que su hermana descubriera la tristeza.
Pero de nada le sirvió.
— ¿Qué te pasa? ¿por qué has llorado tanto?, le dijo y Jazmín se echó a llorar en sus brazos. Para no ser imprudente, Rosa no hizo preguntas durante el trayecto del aeropuerto a su casa.
— ¿Te quieres bañar?, le dijo con dulzura
Bajo el agua Jazmín pensó que debía contarle, pero no lo hizo, así que el silencio siguió abarcándolas durante la cena. Rosa había preparado una confortable cama, en una habitación exclusiva para ella, cosa que Jazmín agradeció con una tibia sonrisa y un tembloroso hasta mañana.
Veía el techo alumbrado por el círculo de la luz zigzagueante de la veladora y suspiraba dolorosamente cada vez que recordaba los resultados de los análisis: positivo, positivo.

ARBOL ASANA Leer más…

¿No lo puedes ver?

Por Janine Rodiles

A Samuel, para no olvidar lo que sí fue.

Cada bebé encarna al espíritu divino,

los bebés son infinitos porque significan todas las posibilidades

en la risa de una criatura todos los ángeles se solazan

 

Samuel tomó a su madre de la mano y la llevó a la azotea. Mirando al cielo le dijo: -!mida Ma, ahí está Diosito, veo sus manitas y me llama!- Tere se asustó pensando que algo extraño ocurría en la mente del pequeño, pero no le preguntó nada porque apenas tenía cinco años, así que lo cargó y le dijo: -Si Samy ahí está Diosito-

–Mamá ven -dijo Tere confirmando que el niño jugaba en otra habitación- fíjate que Samuel me llevó a la azotea y dice que ahí está Dios, y enmudeció tras una mirada de espanto.

TERE, SAMUEL Y YO

— ¿Cómo? Pero, ¿cómo fue?, dijo la Madre de Tere.

Suspirando, repitió: Me tomó de la mano y me dijo que ahí estaba Dios que extendía sus manos y le llamaba

— !Santo cielo!

María Teresa no pudo evitar los recuerdos. Por largas horas se quedó pasmada presintiendo que algo terrible vendría, como una gran ola frente a la cual ella era indefensa e insignificante. No dijo nada más y se dedicó a revisar el pasado buscando algún secreto que develara el significado de lo que ocurrido. Leer más…

Curriculum Janine Rodiles

Psicóloga y Escritora Janine Rodiles Hernandez

Carta de Presentación

Janine Rodiles Hernández es Psicóloga clínica bilingue (maestría UNAM Cédula 4451404), Consteladora Familiar (Universidad Emilio Cárdenas CUDEC) y certificada por el Sound Healers Association. Escritora-ensayista y poeta, cuenta con cuatro libros publicados por casas editoriales de prestigio mundial y un libro de poesía; además de decenas de artículos en México y en el extranjero. Rodiles es instructora de la danza del giro Mevlevi en México desde 1997, arte considerado Patrimonio Intangible de la Humanidad por la UNESCO.

JANINE PERFIL LINKIN Leer más…

Navegador de artículos